Facebook Twitter Google +1     Admin

La infancia se convierte en poesía en O Piñeiriño

20140326095830-1.jpg

El colegio de O Piñeiriño fue ayer escenario de un encuentro singular propiciado por la dirección de la biblioteca del centro: el del nonagenario artista vilagarciano Tito Porto y los alumnos de 3º de Primaria. Juntos compartieron experiencias que pusieron en relevancia lo distinta que era la vida de los niños de los años 30 respecto a los del siglo XXI.

La infancia es una etapa vital que algunos no superan del todo por muchos años que contabilicen. Es lo que le pasa al polifacético artista Tito Porto, que ayer visitó el colegio de O Piñeiriño para pasar una amena mañana en compañía de los niños de nueve años del centro.

Juntos compartieron vivencias de la infancia, que para unos es puro presente y para el otro, son hermosos recuerdos que el artista vilagarciano ha sabido transformar en poesías. Los niños disfrutaron de la lectura de sus obras y Porto rememoró pasajes de su niñez, a sus noventa años largos, con la nitidez de las mentes preclaras.

Una de las poesías que recitó él mismo, escogidas para la ocasión entre las muchas que llevan su autoría, estaba dedicada a la figura de su hermana. Se titula "O Medo" y es el relato vívido de la complicidad de una niña que sacaba un año al joven Tito Porto para que éste pudiera evitar la temible buhardilla de su casa. "Noites escuras onde pasei tanto medo", "hoxe tócache a ti, dicía coas bágoas nos ollos", "ti sabías que ese día tocábame a min e non dicías nada", recitó el poeta.

A través de otra de sus obras, Porto les habló a los niños de las "Noiteboas dun mes de decembro" de hace muchas décadas, cuando los jóvenes se divertían montando un belén de barrio y comiendo churros y castañas asadas en un cucurucho.

Lo que para el polifacético artista son recuerdos entrañables, para los alumnos de O Piñeiriño son anécdotas que pasan desapercibidas para ellos. Porto se mostró sorprendido por la diferencia que los jóvenes de ahora tienen respecto a los de su generación.

Una de las cosas que más le llamó la atención fue "que tienen unas expectativas de vida muy claras. Casi todos quieren estudiar alguna profesión". También se mostró absorto al ver el aspecto de un colegio moderno como el que ayer le acogió en este acto organizando por la biblioteca de O Piñeiriño para fomentar la lectura entre los estudiantes de más corta edad.

Tito Porto preguntó a los niños que participaron en la actividad por sus curiosidades sobre la gente mayor, a la vez que compartió con ellos los puntos de vista de unos chavales de nueve años que ven la vida con la ilusión de quien empieza a disfrutarla.

Por su parte, el veterano artista regaló varias de sus obras pictóricas para que pasen a formar parte de la decoración del colegio y como muestra de gratitud por permitirle compartir un momento agradable con los menores.

Apuesta por las actividades

El director del centro, Miro Serén, también obsequió con un presente a Porto y reconoce su satisfacción "al ver la total implicación de los niños en la actividad. Estamos muy contentos al ver lo atentos que han estado en todo el acto y lo participativos que han sido".

Lo cierto es que en O Piñeiriño estos eventos que rompen el desarrollo normal del curso son muy frecuentes, ya que el propósito de la directiva, el equipo de orientación y el de biblioteca es que los niños disfruten de otro tipo de iniciativas que les ayuden a salir de la monotonía y les permitan conocer nuevas experiencias.

Hace escasos días, un mago visitó el colegio para animar a los jóvenes a leer y durante el reciente Día de la Paz, dos radioaficionados vilagarcianos realizaron una exhibición que permitió que los alumnos de O Piñeiriño mantuvieran contacto a través de las ondas hetzianas con colegios de otros puntos de España tan distantes como las Canarias.

Fuente:Faro de Vigo

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.