Facebook Twitter Google +1     Admin

Roban tortugas y periquitos de la granja escolar de O Piñeiriño

20120608094835-1.jpg

El colegio de O Piñeiriño es uno de los centros de la comarca que optó por las actividades medioambientales y proyectos como Voz Natura para la formación de sus alumnos. Por eso desde hace años mantiene un huerto y una granja escolar en la que se educa a los niños sobre la necesidad de respetar a los animales, además de enseñarles cómo se cuidan, teniendo en cuenta que muchos de ellos viven en pisos y nunca convivieron con un animal de granja o ni siquiera con una mascota.

La granja, siempre poblada y ruidosa, se ha quedado desde hace unos días casi vacía y en silencio, porque buena parte de los animales que vivían en ella ya no están. Los robaron. Desaprensivos aún sin identificar entraron en el recinto tras saltar la valla y se los llevaron después de abrir el portalón. Cinco tortugas de Florida que llevaban años estudiando en el colegio de O Piñeiriño, una treintena de periquitos y algunas cotorras dejaron el colegio antes de que finalizase el curso y contra su voluntad.

El robo se produjo hace casi un mes, en concreto, el 9 de mayo, día en que se presentó la denuncia en comisaría. Y no es la primera vez. El director reconocía ayer que ya estaban un poco hartos. «Que eu recorde é a terceira ou a cuarta vez -decía Miro Serén- e xa pensamos en deixar a granxa porque forma parte dun proxecto educativo que se ve truncado, por iso estamos sopesando facer outro tipo de actividades».

De la identidad de los ladrones o de sus intenciones nada se sabe, aunque en la comunidad escolar hay comentarios de todo tipo, desde los que creen que los roban para venderlos hasta los que se inclinan por las teorías conspirativas y opinan que debe ser producto de algún tipo de venganza.

Los que peor lo llevan son los niños, que se habían acostumbrado a convivir con las mascotas y a cuidarlas y ahora las echan de menos. A los pocos pájaros que les quedan y a las dos tortugas que se zafaron del robo, porque en ese momento se habían escondido, los protegen ahora con especial celo, y antes de irse del colegio, los dejan a resguardo dentro del edificio, con los mapas y las gomas de borrar.

Fuente: La Voz de Galicia

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.